lunes, 5 de octubre de 2009

Busto de Beethoven por Roberto Negri Di Lorenzo, padre de Lucha



Foto de la copia fallada y sin terminar del busto fundido en bronce por don Roberto Negri, fino escultor encontrada en la fábrica de los Negri por los sobrinos nietos de Lucha.


La obra original desapareció hace una década aproximadamnete de casa de la maestra.


El autor, su padre, al terminarlo, cincelaría estas palabras: "A Luchita, mi engreida".

PILAR ZÚÑIGA : Palabras en el homenaje

Luchita, maestros, amigos todos:

Hoy sí preparé un papel.

Temo que la emoción me traicione.

Siento que este un momento muy especial para mí. No sólo es especial en tu vida sino en todas las nuestras. El que una de las maestras en las que se dan con tanta largueza tal cantidad de virtudes, compartidas con tantas generaciones, es un hito histórico que celebramos hoy muy familiarmente, a nuestro estilo. Y que ese personaje fabuloso e irrepetible, con 90 primaveras tan lúcidas, alegres y generadoras de arte, sea mi maestra, es una alegría que se multiplica en mi corazón y en el de todos los que te acompañamos.

Es un privilegio para mí el tomar la palabra a nombre de los titulados del Conservatorio Nacional de Música.
Conservatorio donde pasaste tu vida; estudiando primero, enseñando después y siendo uno de sus pilares, siempre.


Preparar este homenaje ha sido un regalo para mí, porque he podido ser testigo directo de cuánto te quieren todos. Eso me hace tan feliz. Los que están aquí y los que por muchos motivos, de trabajo, de viaje, de salud, no han podido estar y se han excusado.
He encontrado un eco sorprendente en cada una de las personas que conforma esta alma Mater que nos cobija, los chicos que hacían los encargos, las chicas que nos atienden hoy, los maestros de la especialidad de piano, los alumnos, todos, todos, a quienes personificaré en su Director, Fernando De Lucchi que incluso ha operado los proyectores hoy.

Pude saber que los maestros eméritos estaban todos listos para decir unas palabras sobre tí: y es que te has identificado tanto con cada persona, como persona, Lucha.
Alonso, que viene a nombre de los Marianistas y en familia a entregarte estas flores. Dorita, que se ofreció rápidamente para traerte con su adorado Zuño. El maestro Meza a quien habrán ustedes podido apreciar en las fotos. Y es que nos dirigió a todos. Los cuatro pianos, verdad, Luchita? Los cuatro pianos con Theo Buchwald, primero, cuando eras alumna. Te lo tenías bien guardado; y los 4 pianos con Lucho Meza, como maestra, con tus alumnos. Recuerdos imborrables.


Pero lo más saltante fue el movimiento que se generó alrededor de todo el mundo: todos querían estar; todos querían llegar, todos querían colaborar. Cuánto te quieren y de qué manera. Frank desde Las Islas Canarias fue el primero en enviar su video: a mi se me da poco el hablar ante las cámaras, así que mejor lo hago rápido. Gustavo, con el que he hablado hasta anoche. Quería saber si se escuchaba o no la poesía que te escribió. Y es que había ido donde una alumna que es física, para que lo ayudara con la grabación; ha recorrido Berlín en bicicleta para encontrar un lugar desde donde grabarse y aún así salió con su aire de cara cortada.

Myriam, encantadora; los primeros DVDs que fuimos a recoger a la aduana los habían borrado. No sabes los líos, Luchita. Ya en la segunda versión eran visibles. Hemos conversado unas tres veces y nos hemos escrito 20 para ver cómo iba todo.

Los DVD s de Marvi, que no los tenía Margarita Winkler, su mamá, sino el maestro Meza.

Los DVDs de Miguelito. Me dieron unos equivocados. Su madre, felizmente los trajo consigo desde Fort Worth..

Gloria Flórez quiso estar en vivo y en directo. Ella dejó todo, organizó su agenda con Rigas y sacó su ticket apenas anuncié el evento. No te podía contar nada y me moría de ganas.

Son muchos quienes te han escrito desde fuera y va todo en este pequeño álbum de recuerdos que te deleitarás en escuchar cada vez que lo desees.
Corretear por este arreglo que queríamos que fuese significativo para ti, Luchita, es otro episodio para el libro que vamos a escribir. Fluían las ideas: que no sean sólo flores porque después no le va a quedar nada de recuerdo; que le tomen muchas fotos al lado del ramo para que nos las pases, que estén todos nuestros nombres, todos juntos; que conserve los ositos. Sí, un grupete de ositos graduados. Esa fue la decisión final. Así queremos que nos recuerdes, siempre que nos mires en algún lugar de tu habitación. Son traviesos como la maestra y los alumnos.

No quiero pasar por alto la entrega de Carlota con sus alumnos, la de la señora Teresa Quesada, tu compañera de trabajo, tu colega pianista a quien sigues queriendo mucho.

Pero aquí creo que viene lo más interesante: creo que hoy estamos unidas dos familias: la familia de los músicos y la familia Negri.

Nunca me imaginé que tantos sobrinos y sobrinos nietos te quisieran así y guardaran recuerdos tan maravillosos de tus padres. Tú, tan modesta como siempre, nunca nos habías contado detalles de ese gran escultor. Ya los incorporé a tu biografía autorizada.

Lucha: todo lo maravilloso sobre ti, ya se dijo. Tú sabes que eso y mucho más siento yo por ti todos los días, cada día. El nuestro es un amor gritado a los cuatro vientos hace muchos años. Eres mi madre musical desde los 4 años, mi guía, mi testigo de matrimonio, mi amiga, y por derecho propio, la abuela de mis hijos.
Nosotros nos seguiremos viendo hasta que el Señor lo permita.

Luchita,
gracias por ser ese bello ser humano,
ese fuego al que acudir,
esa chispa que de pronto se alza para hacernos sonreír,
ese abrazo constante
esa señora de veras
esa madre combativa y vencedora
esa maestra que siempre será nuestro ejemplo.


Gracias, Luchita.

El Señor permita que seamos capaces de devolver en algo todo el cariño que tú nos has prodigado.

A ti, mi homenaje.

Congresista Guido Lombardi Elías


jueves, 24 de septiembre de 2009

Aurelio Tello

México 24 de septiembre de 2009.

Querida Lucha:

Por una vez me atrevo a llamarla así, por su nombre, porque creo que eso me ayudará a expresar mejor la alegría de celebrar sus gloriosos 90 entre nosotros, mortales comunes y corrientes. No quitaré el “usted”, no por poner distancia entre nosotros, sino por conservar el aura de respeto y admiración que siempre sentí hacia una entrañable maestra y tan generoso ser humano.

Creo que entre las experiencias que marcan a fuego nuestras vidas está el de, en nuestros años de formación, cuando apenas asomábamos nuestras cabezas al mundo, haber sido cobijados por maestros cuyas enseñanzas fueron más allá de lo puramente técnico hasta convertirse en mentores de nuestros actos, en guías y luz de nuestra ética, en artesanos de delicadas manos que hicieron de sus pupilos personas honestas ante el arte y la vida misma.

Tengo el mejor recuerdo de las clases que recibí, el mejor recuerdo de cómo se mira una partitura, de cómo se encara una obra, de cómo se piensa la música y cómo se piensa en música. Eso cotidiano a su lado, y la claridad para decirme, muy bachianamente, lo que era pertinente en el momento pertinente, modeló mi vida de músico. Y no tendré nunca manera de decirle cómo se le agradezco.

Algo que me ha acompañado en estos largos 27 años fuera del Perú es el recuerdo de mis maestros y la gratitud hacia sus enseñanzas, hacia su amistad, hacia su generosidad para aceptarme como heredero de sus experiencias y sabiduría. Y no sé si ahora alcanzo, Lucha, siquiera a hacerle vislumbrar cuánto dejó en mí cada una de sus lecciones.

Lo que me apena, querida Lucha, es no poder estar físicamente el día de su homenaje en el Conservatorio para sumarme al homenaje de todos los que la queremos y darle el abrazo que resuma mis mejores recuerdos y sentimientos hacia usted. Gracias por todo: por vivir entre nosotros, por lo que labró en cada uno de sus discípulos, colegas y amigos, por esos escasos, pero luminosos 90 que debieran ser eternos. Gracias por ser, por existir y llenar parte de nuestras vidas.

Le mando un fortísimo abrazo, un cariñoso abrazo, un agradecido abrazo. Felices 90.


Desde México, Aurelio Tello

Jessy Vargas Casas

ESTIMADA LUCHA NEGRI:

MI SALUDO CORDIAL Y MIL PARABIENES POR TODO LO QUE HAS BRINDADO A TUS ALUMNOS ,Y AL CONSERVATORIO NACIONAL DE MUSICA.

NO HE TENIDO EL PRIVILEGIO DE HABER SIDO SU ALUMNA, PUES ME DEDIQUE A LA GUITARRA CLASICA Y LA PEDAGOGIA MUSICAL.

PERO, EL PIANO ES UN INSTRUMENTO DESLUMBRANTE Y POETICO .

DISFRUTO TAN SOLO IMAGINAR, COMO ENSEÑO SUS CLASES Y LO QUE AHORA SON SUS ALUMNOS Y MAS AUN HABERLOS HECHO SENSIBLES PARA IMPREGNAR SUS ENSEÑANZAS A OTROS.

DESDE AQUI UN GRAN ABRAZO.

QUE DIOS LA ILUMINE POR SIEMPRE

ATENTAMENTE

JESSY VARGAS CASAS

Oswaldo Kuan

¡Qué profunda lección de humanidad y qué maravillosa lección de música es contemplar a la maestra Luisa Negri en sus noventa años!

¡Ojalá todos los músicos alcancemos esa venerable edad, pero sobretodo que interioricemos su ejemplo de entrega a la música y a la formación de sus discípulos!

Sea este merecido homenaje a la maestra Luisa Negri la oportunidad para expresarle mi gran admiración como artista, mi profundo respeto por su fecunda labor como forjadora de nuevas generaciones de músicos y mi alegría y agradecimiento por disfrutar de su amistad.

Oswaldo Kuan

Polo Saldaña

Muy merecido el homenaje a la Maestra Lucha Negri,

a pesar de no haber estudiado con ella y no ser de la especialidad,

recuerdo de mis años en la Escuela de Música el respeto y afecto casi devocional de sus alumnos hacia ella.

Les deseo a todos muchas felicidades en este homenaje.

Saludos

Polo Saldaña

miércoles, 23 de septiembre de 2009

Rosa Elena Chalena Vásquez

Era 1970, habìa llegado de Sullana a la edad de 19 años, deseosa de seguir estudiando piano y educaciòn musical. Ese año, en una de la reorganizaciones del Conservatorio (entonces Escuela de Mùsica) lamentablemente cerraron la especialidad de Pedagogìa (la Normal) que para mì y mis padres hubiera estado muy bien en mi carrera profesional ya que yo habìa abandonado la carrera universitaria de Ciencias Econòmicas que seguìa en Trujillo.

Allá había seguido estudios en el Conservatorio Regional Carlos Valderrama y mi maestra habìa sido la Sra. Inés Moreno de Plaza, a quien recuerdo con profunda gratitud.

En esas circunstancia conocí a la maestra Lucha Negri; quien siempre tenìa una actitud como de alerta, de atenciòn especial al conversar con alguien, tengo la impresiòn que ella escucha todo con sentido musical.

Lamentablemente, por circunstancias burocràticas no me permitieron ser alumna de la maestra Lucha, aunque ella había manifestado su aceptaciòn para que yo estuviera en su lista de alumnos.

A veces ella escuchaba mis prácticas pero no opinaba nada al respecto pues yo estaba bajo la enseñanza de otra maestra en el mismo Conservatorio.

A veces, yo miraba còmo ella daba clases a otras personas; era muy interesante el detalle de sus apreciaciones técnicas; pero mucho más allá de estas indicaciones técnicas estaba su propio fuego interior.

Me hubiera gustado presenciar un encuentro entre las dos maestras: Inès Moreno de Plaza y Luisa Negri, sin duda ambas hubieran sonreido còmplices, sabiendo que son parte de ese movimiento enigmàtico e inacabable de la música.

abrazos mil
Chalena

martes, 22 de septiembre de 2009

Roberto Negri Piérola

"Estoy muy orgulloso de llevar el apellido NEGRI.

Tía Lucha es la última de los NEGRI SCHULDREICH y yo le tengo un cariño y respeto muy, muy grande.

Independiente de ser NEGRI y ser MI TÍA, ella es una persona que deja profunda huella en quienes tenemos el privilegio y el honor de conocerla.

Más que por su innata y muy cultivada musicalidad, gran conocimiento de sinfonías, conciertos, sonatas y sus compositores, a mí desde que puedo comprenderlo, me ha llamado la atención su enorme inteligencia, personalidad y esa mezcla especial de fortaleza, calidez y capacidad de dar amor, selectivamente, a algunos o muchos de nosotros.

Para finalizar, les contaré por que estoy acá:

Yo tenía unos 5 - 6 años y ella intentó enseñarme a tocar piano; seguramente debo ser el peor alumno de su brillante carrera. Años después, mi mamá y mi papá comentaban que cuando ella llegaba, entre otras barbaridades, a veces me escondía detrás del piano y hoy presumo que probablemente quería ahorcarme, pero como siempre me ha querido mucho, no lo hizo. Por eso estoy acá.

GRACIAS TÍA LUCHA: TE QUIERO MUCHÍSIMO."

Roberto Negri Piérola

Armando Negri Piérola

Mis recuerdos de tía Lucha son todos de amor a la familia, generosidad, inteligencia, alegría, rectitud, temperamento, pasión, creatividad, disciplina, tenacidad, paciencia, sabiduría y música, mucha buena música.
Todos estos dones han hecho que TANTA gente la admire, la quiera y la respete.
Tuvo siempre tantos amigos maravillosos.


Conocí de su infancia por mis padres, Armando y Coco.
La tía Lucha el orgullo de mi abuelo Roberto, escultor italiano, quien creó un busto de Beethoven en bronce fundido, que luego cinceló y dedicó a su idolatrada Luchita. Los Negri Schuldreich fueron siete hermanos: Roberto (especialmente querido y jefe de familia), Laura, Bertha, Eduardo, Italia, Armando y Lucha.


Las anécdotas de su infancia en Chile son muchas, pero hay una muy simpática: Cuando al abuelo le encargan hacer el monumento de Bernardo O’Higgins, le dan un uniforme original de éste, y uno de sus hermanos se puso el traje y salió a la calle bien uniformado.


Armando y Lucha, los dos menores, fueron siempre muy unidos y muy amigos. Compartían dos pasiones: la música, oído muy fino de papá, y los autos.
Coco, mi mamá y tía Lucha también fueron muy amigas desde jóvenes, en Barranco y en el Club de Regatas de Chorrillos.
Sabemos que hubo grandes jaranas y bailes en Lima y en Huacachina, donde el abuelo daba fiestas en el Mozzone.


Recuerdo las reuniones en casa de mamama Lucha.
Se comía riquísimo, todo el mundo se reía, y siempre había música, el precioso Blüthner, el enorme acordeón Hönner blanco, obras de arte por todas partes, los tíos y tías, su marido y compañero Eugenio Campodónico y todas las primas: Lydia, Ada, Ruby, Diana, Lala y mis hermanos Roberto, Elsa y Rossana.
También su malgeniado perro salchicha llamado “Chato”.


Cómo no recordar, con mucho cariño, a nuestro querido primo Marquitos y todo el amor que ella le dió toda su vida.
También a sus grandes y maravillosas amigas que siempre han estado y están con ella.
Necesitaríamos mucho más que una hoja para poder poner todos los nombres del millón de amigos que ella tiene.

En resumen: Gracias tía Lucha.
Gracias por haber sido y ser como eres: ejemplo y orgullo de todos nosotros.

Te queremos mucho.

Armando Negri Piérola

Lydia Negri Amat y León

Soy Lydia, la sobrina mayor de Luchita y quiero decirles que me siento muy orgullosa de la valentía, empeño y fortaleza que siempre demostró en su vida.

Especialmente orgullosa de su trayectoria artística y muy contenta que mis hijas y yo podamos participar de este lindísimo agasajo.

Más que nunca, estamos muy cerca a ella, en esta edad donde todas somos abuelas.

Luchita, estás siempre presente en mis oraciones, en mi corazón y en mis pensamientos.

Lydia Negri Amat y León

Augusto Garay

....qué bonita nota Pilar,

recuerdo haber escuchado hablar de Lucha Negri a mi maestra Cucha Carreño;

cuánta pasión por el arte,

la música,

la vida!.

Espero se haga una cosa bonita.

Un abrazo.

Augusto Garay

Luzmila Mendívil

... "ser alumna de Lucha Negri siempre fue un
privilegio",

lamentablemente no la tuve,
pero supe siempre de su exigencia,
su vitalidad y gran amor por el piano.

Para todos era sabido que ser alumna de Luisa Negri era ser más que buena"


Luzmila Mendívil

Lourdes La Rosa Collantes

Estimada Maestra Pilar Zúñiga

me es grato saludarte y a la vez mil felicitaciones por esta preocupación de unir a los maestros graduados de muchos años y de recientes promociones,

y sobre todo por el motivo grande que nos une

el Gran homenaje a la Maestra Lucha Negri,

que no tuve el honor de ser alumna suya porque lo mío era la especialidad de Canto,

pero aún así siempre la admiré y valoré su entrega como maestra tan distinguida de Piano.

Con lo que respecta a mí voy a ir ese día al Conservatorio, agradezco de antemano la invitación y cuenta conmigo

Lourdes la Rosa Collantes

Rosa La Rosa CARTA PARA UNA DAMA ELEGANTE Y ARTISTA

Queridísima Señora Luisa Negri

Cumples tus primeros noventa....

Y todos compartimos tu alegría, porque hemos gozado de tus enseñanzas que nos durarán para toda la vida y que seguirán floreciendo a través de tus mil y un alumnos nuevos, que con esa dulzura y discreción,

sabes corregir con voz muy suave dices frases como estas ....

TU YA SABES QUE EN BACH NO EXISTEN CRESCENDOS ...

SOLO TERRAZAS DE INTENSIDAD...

Acentuando el ...... tú ya sabes

...o en esta frase ...TU YA DESCUBRISTE QUE EL RE BEMOL ES EL APOYO MUSICAL DE ESA FRASE

Acentuando el tú ya lo descubriste ...y sobre todo la pregunta...

ESTAS SEGURA QUE ASI VAS A TOCAR EN PUBLICO?....

O ME PROMETES ESTUDIAR MAS ....

LUCHITA ERES UN ENCANTO


FELICIDADES


Cortesía de Teresita Martínez para Pilar Zúñiga en el homenaje a Lucha Negri en su cumpleaños

Margarita Winkler

En cuanto a lo que a mí respecta:

Lucha siempre ha sido y sigue siendo una persona muy abierta y generosa con sus conocimientos.

Y aunque ella no fue la profesora con la inicié mis estudios, Lucha terminó la labor con gran entrega.

Siempre hubo sintonía desde que nos conocimos y antes de ser mi Maestra, fue mi amiga.

Esto estará en mis recuerdos por siempre.


Un gran abrazo,

Margarita Winkler

Mina Maggiolo

Un cariño muy especial y sentido a la gran Maestra Lucha Negri por su aniversario número 90 y nuestro profundo agradecimiento por su generosidad, entrega y amor a los tantos músicos peruanos a los que formó.

Mina Maggiolo Dibos.

Jorge Bermúdez y Pola Negri

LA MAESTRA LUCHA NEGRI Y EL CONSERVATORIO NACIONAL DE MUSICA

Empezaba la década de los 60, cuando una circunstancia
fortuita cambió el sentido vivencial de mi existencia.
Hasta entonces, el idioma de la Música aprendido como jugando no tenía ninguna mayor significancia que el hecho de ser un acto lúdico más, al igual que otros tantos desarrollados en aquellos infantiles años.

Fue la visita de mi Padrino don Claudio Estrada Bueno quién visitando a mi familia, se percató de mis pininos pianísticos y después de algunas preguntas y cambiar de páginas de algunos libros de Música y de repertorio pianístico y pedirme que toque éste pentagrama, interrumpirme y pedir otro pentagrama tres páginas adelante, dijo muy seriamente que yo debía ir al Conservatorio y que debía estudiar Piano con POLA NEGRI.

Confieso, fue la Primera vez en mi vida que escuché hablar del CONSERVATORIO Y DE POLA NEGRI, desde entonces es una Asociación grabada por siempre en mi cerebro y en el corazón.

Ingresé al Conservatorio, después de ser evaluado personalmente por Don ROBERTO CARPIO, y es que en el tramite documentario (suele suceder) no aparecía en la lista de "Postulantes Aceptables" término que por entonces dilucidaba a los futuros alumnos del CNM. Y es que Don CLAUDIO ESTRADA BUENO, simplemente se NEGO A ACEPTAR dicho status y fue directo a la Dirección suscitándose un Dialogo (de alguna forma hay que decirlo) nada calmo, yo entonces, aún no sabía que mi Padrino había sido nada más y nada menos que
PRIMER TROMBON Y FUNDADOR DE LA ORQUESTA SINFÓNICA NACIONAL,.

Así las cosas, el DIALOGO ENTRE PARES (Músicos Profesionales) debió ser atemperado por el Maestro CARPIO, quién después de evaluar "al causante" dio su veredicto y dijo:
CABALLEROS
el chico se queda, ¿cómo hacemos para resolver el problema burocrático?
no importa ahora,
se resolverá posteriormente, así que señora ETHEL, traiga unas tazas de café que CARLOS,
CLAUDIO Y YO VAMOS A CONVERSAR
y tú hijo, dale tus datos a la señora ETHEL y luego ve a la Sala donde estuvimos (La querida Discoteca) y espera a que te llamemos.
Gracias ROBERTO, dijo mi Padrino,
tiene talento y debe estudiar con POLA NEGRI
Ya veremos CLAUDIO, las vacantes están completas por ahora, pero el chico se queda con nosotros (dijo el MAESTRO CARPIO) y la puerta de la Dirección se cerró.

¿QUE HABLARON LOS TRES MAESTROS?..................., quedó entre ellos y (quizás) la señora ETHEL SANCHEZ.

Así confirmaron mi presencia en el CONSERVATORIO y pase a "jugar" con otros niños(as)
en el aprendizaje y adiestramiento de los elementos del IDIOMA DE LA MUSICA, entre esos "niños" también estaban las Hermanas Ávalos (Miriam y Roxana), los Hermanos Rospigliosi Ferro, Pilar Zúñiga. Flor de María Canelo, Aída Salazar, Gerardo Constantini, David Aguilar, los hermanos Schiaffino (Gino e Ivonne) etc. etc.etc.

Tuve otros Profesores de Piano y no tuve la suerte de estudiar con POLA NEGRI, (después descubrí que era LUCHA), pero si puedo dar fe de su cariño y dedicación para con sus discípulos, mientras otros colegas suyos demostraban "temperamento" en la Pedagogía, las clases de POLA NEGRI resultaban el "Paraíso" de la enseñanza Pianística del CNM.

Mi saludo cordial y respetuoso y MI SINCERO HOMENAJE A LA MAESTRA POLA NEGRI,
(no puedo evitar seguir nombrándola así) DE QUIEN PUEDE DECIRSE, ES MAS, DEBE DECIRSE ES UNA INSTITUCION, PUES ENCARNA EXACTAMENTE LO QUE LA
ACADEMIA NACIONAL DE MUSICA PRIMERO, Y DESPUES DE SU TRANSFORMACION
EN CONSERVATORIO, PRETENDIERON SIEMPRE:

FORMAR MUSICOS ARTISTAS PROFESIONALES

ELLA ES LA UNICA REPRESENTANTE VIVA QUE TENEMOS DE LAS PRIMERAS PROMOCIONES EGRESADAS DEL ALMA MATER CUYA LABOR HA SIDO ININTERRUMPIDA POR CASI CUATRO DECADAS EN LA MISMA Y POSTERIORMENTE DE FORMA PARTICULAR.

Mi Homenaje a ella y a lo que representa UN SIMBOLO DE LA FORMACION PROFESIONAL
DEL CONSERVATORIO NACIONAL DE MUSICA y no una "dilettanti" del Piano más, como irrespetuosamente se sugiriera a raíz de la Oposición a LA CELEBRACION DEL PRIMER CENTENARIO DE LA FUNDACION DE NUESTRO PRIMER CENTRO DE PROFESION PROFESIONAL ARTISTICO MUSICAL, por el simple hecho de Denostar de La Academia,
como así se le consignó en los años aurorales indicando que sólo había servido para la enseñanza de "Pianistas aficionados".

VAS A IR AL CONSERVATORIO A ESTUDIAR PIANO CON POLA NEGRI!!

Aún resuena con mis Andares y mi ETERNO AGRADECIMIENTO la voz de DON CLAUDIO
ESTRADA BUENO.................................................................Mi Padrino!!...

El Conservatorio Nacional de Música y Pola Negri DOS INSTITUCIONES INOLVIDABLES
EN MI VIDA: UN PRIVILEGIO Y UN HONOR!!
!!! SALUD!!!


Jorge Bermúdez-Martinez
Músico Profesional Titulado del CNM
Miraflores, Septiembre del 2009

Sonia Li

Estudié en el Conservatorio Nacional de Música entre 1962 al 1971 en que me gradué de la escuela normal, no tuve la oportunidad de ser su alumna pero si de conocerla a lo lejos, mis inquietudes por la ciencia me alejaron de la música y me dediqué a esos estudios que hoy me tienen viviendo en USA.

Desde estos lares le envío un cariñoso saludo, que siga adelante y muy orgullosa de las veces que a participado en la educación musical de tanto joven peruano talentoso, algunos de los cuales he tenido el gusto de conocer en mis años en la institución.

Dios la mantenga con mucha salud y el entusiasmo de seguir adelante.

Sonia Li

Mónica Cárdenas de España

Mónica de España

Hola Pilar,

quiero agradecerte por comunicarme el homenaje que le harán a la señora Lucha Negri.
Te pido el gran favor que le lleves estas palabras y que tengo siempre muy presente los gratos momentos con ella, su estupendo sentido del humor y es cierto que a todos nosotros nos aportó un "granito de arena" musicalmente hablando.

Desde aquí mi más sincero cariño y respeto a la señora Lucha y ante todo que Dios la bendiga.

Abrazo,

Mónica Cárdenas.

Bertha Sialer de Mansilla:

Mi querida Pilar:

un saludo para tí con el cariño de siempre, junto con la disculpa por no haber contestado tus correos, pero no faltan situaciones que a una la fatigan.

Esta vez una vez más te expreso mi agradecimiento por la maravillosa comunicación que envías a mi persona y a tantos amigos y músicos que han tenido la dicha, como es tu caso de ser discípula de la Maestra Luisa Negri.

He leído su biografía, la verdad sea dicha no sabía de la forma en que la Maestra llegó al Perú, justamente su vida realizada acá, la ha construido de manera muy singular, llena de logros y armonía porque en su espíritu lleva este signo hermoso como persona individual.

Siendo artista lo ha trasladado en sus enseñanzas pianísticas y en su hacer musical impregnando el alma de tantos otros seres humanos que a Dios gracias reconocen en ella su talento y esa sencillez tan propia de almas grandes.

No he tenido la suerte de tocar el piano, pero es un instrumento que admiro por que ofrece todas las posibilidades musicales sin las cuales la música no sería lo que es. Puedo imaginar sus clases, y, a sus alumnos aprendiendo la técnica, y más aun extraer de ellos su expresión más íntima a través de la música para piano.

Qué maravilla Pilar que Dios le haya dado una larga vida que la Maestra Luisa Negri ha sabido impregnar lo bello, con esa actitud de maestra fructificando en tantos, que hoy la obsequian con el valor de la gratitud.

Desde acá mi abrazo. Dios mediante estaré allí para aunarme al homenaje.

Atentamente,

Bertha Sialer de Mansilla

Carlota Bravo: ofrece a sus alumnos

Lucha:

recibe este homenaje, que traduce de alguna manera el amor de tus alumnas y alumnos. Pilar lo organiza con devoción por su maestra, y yo me aúno a esta demostración de tantos afectos que has cultivado en toda tu vida.

Nos enseñaste el maravilloso arte de la música, pero también nos diste ejemplos de vida y nos hiciste mejores personas.

Luchita, yo no te podré olvidar porque estás dentro de mí; y estarás dentro de mis alumnos, pues ellos proyectan tu pensamiento y tu concepción de lo que debe ser la música.

Maestra y amiga, mis alumnos tocarán para tí y yo te los dedico.

Te amo

Carlota Bravo

Myriam Ävalos , agradecida

12 de Septiembre de 2009

Feliz Cumpleaños, Luchita querida!!!!

Hay seres humanos cuyas vidas son ejemplo e inspiración extraordinarios para todos los que tienen el privilegio de conocerlos. La maestra Luisa Negri es uno de estos seres extraordinarios, y yo, uno de los privilegiados.

Comencé a estudiar con Luisa Negri en el Conservatorio Nacional de Música, a la tierna edad de tres años. Ella supo guiarme con sabia pedagogía y la psicología adecuada a mi edad, y con el entusiasmo contagioso que una artista de su calidad puede brindar a una criatura. A través de mis años en el Conservatorio, Luisa Negri no solo fue mi maestra, fue mi mejor amiga. Ella me dio un apoyo personal total, sea en los momentos felices como en los difíciles. Incontables son las bolsitas de caramelos después de cada recital de niña; incontables son las veces cuando me llevaba al Conservatorio o me traía de regreso a mi casa; incontables son las veces cuando me permitía estudiar el piano en su casa (ella me dio la llave de su estudio para que yo entrara y saliera con toda libertad); inolvidable su energía y empuje para que me graduara y saliera al extranjero a continuar mis estudios de piano. Sus lecciones de piano eran experiencias artísticas profundas, donde la musicalidad, la comunicación emocional y la integridad artística reinaban, donde la mecánica pianística se desarrollaba al servicio de la música. Ella no imponía su versión artística de una obra a sus alumnos, si no que motivaba al alumno a descubrir al artista en si mismo, y ayudaba a que esa personalidad artística germinara y desarrollara independientemente.

La obra y misión de Luisa Negri no terminan en las generaciones de alumnos como yo, a los cuales ella enseño directamente, a los cuales ella entrego cuerpo y alma por amor a la música y por amor a sus alumnos mismos. Su obra y misión se extienden en el futuro. Nosotros, sus alumnos ya profesionales, seguimos esa tradición de amor e integridad con nuestros propios pupilos. Nosotros, sus alumnos, llevamos ese sello de Luisa Negri.

Yo he tenido la fortuna de estudiar con grandes maestros en el Perú, en Estados Unidos y en Europa. Hay maestros de piano, y hay maestros que enseñan aun más, pues enseñan al alma. Luisa Negri es maestra de almas, y entre ellos, Luisa Negri es maestra de maestros. .

Con cariño y gratitud,

Myriam Ávalos Teie

Gustavo La Cruz: para la Luchita, con algo de chispita

PARA LA LUCHITA, CON ALGO DE CHISPITA....

Luisa Negri de Campodónico:
Esto no es un saludo teórico,
por el contrario: con sentimiento
y en esto, te juro, no miento.

Maestra ejemplar, mujer con valor,
supiste afrontar momentos de dolor.
Supiste educar con gran paciencia
pupilos de toda edad a conciencia
con una muy cuidadosa táctica.

Nos enseñaste a tocar Pianoforte,
el instrumento de la gran Corte,
la ideal posición de la mano
con un método pulcro y sano
y con una muy pulcra didáctica.

Aprendimos el forte-piano,
de esto, al menos yo, me ufano.
Paseamos por Centro, Sur y Norte
portando tu nombre con gran porte
y poniendo lo aprendido en práctica.

Merced a tu sistema metódico
pudimos ir a la televisión,
salimos también en radioemisión
y a menudo igualmente en periódico.

Cuando necesitamos, nos diste aliento
con comprensión y sabiduría,
y eso no es solamente teoría
pues hasta ahora, como si actual, lo siento,
y en esto también, te juro, no miento!

Las anécdotas con Bermudos y Sofocletos,
ambos testarudos y marranos completos,
nos hacían carcajear con gran sabor;
a ellos ojalá les haya sido escarmiento,
para los amigos de Uge fue divertimiento,
pues te defendiste con chispa y con honor!

Cuánta gente con gusto practicaría
semejante o similar procedimiento,
no toleraste tal huachafería
y eso requiere algo más que entendimiento,
y en esto igualmente, te juro, no miento!!

Ten por seguro que en los cielos altos,
tus padres, tus hermanos, Uge y Marcos
velan por ti y te envían un santo viento.
Así lo creo, y en esto, te juro, no miento!!!

Espero no haber escrito esto en vano,
aunque no soy poeta ni mucho menos
sólo envío un poco de entretenimiento.
Y, trayendo a la memoria momentos buenos,
brindaré por ti con vino, gin o chilcano,
y finalmente en esto, te juro, no miento!!!!


Con cariño por el 30.08.09. y para el 26.09.09.
César Gustavo La Cruz

Pilar Zúñiga invita a nombre de los Titulados CNM

Para mis queridos compañeros y amigos de la música:

para nadie es un secreto mi cariño enorme y especialísimo por Lucha Negri, mi maestra desde los cuatro años.

Ella acaba de cumplir 90 primaveras, que la encuentran con ganas de seguir adelante, y de ser lo que siempre ha sido: "vida que genera más vida".

Me encantaría que estén con nosotros este sábado 26 de septiembre a las 12 del mediodía (hora exacta) en el auditorio del Conservatorio Nacional de Música sito en Carabaya 421- Lima 1 en el modesto homenaje que los Titulados en el Conservatorio Nacional de Música, con el apoyo de la institución en pleno, le rendiremos.

Será un día de fiesta para la vida musical del Perú y la compañia de todos ustedes la alegrará; le hará sentir que cada momento de esfuerzo, de gozo compartido, de intensa autodisciplina, de entrega por sus pupilos, de no desmayar jamás ante la adversidad y de mirarlo todo con una sonrisa de optimismo, valió la pena para dejar huella.

Lucha es Maestra Emérita del Conservatorio y tiene otros muchos títulos; pero tal vez el mejor de ellos sea el haber llegado a formar parte significante de la vida de cada uno de sus alumnos, que no son sólo los que estudiamos piano.

Muchos, hoy, directores de coro, guitarristas, cantantes, clarinetistas, compositores, se han formado con ella. Y si no estuvieron en su curso, la gozaron en los exámenes, en las audiciones, en la cafetería, en los pasillos, en los usuales almuerzos de camaredería, siempre con una simpática sonrisa y una broma a flor de labios.
Hasta hoy su lema sigue siendo: "la risa, remedio infalible".

Quien quiera estar con nosotros sólo para aplaudir una trayectoria privilegiada de artista, ejecutante y fornadora de generaciones de músicos, venga el sábado.
Quien quiera enviar un mail para colocarlo en el blog de saludos, lo recibiré con muchísimo gusto en esta misma dirección.
Y quien quiera tomarse un vinito a su salud, también.

Espero verlos.
Las invitaciones son sólo electrónicas, o sea, éstas.

Mi abrazo,

Pilar Zúñiga por

Consejo Directivo de la Asociación de Titulados CNM
Pilar Zúñiga - Margarita Moscoso - Pilar Ciruelos - Jorge Bermúdez - Doria Rentería

Pilar Zúñiga Invitación a homenaje

PILAR ZÚÑIGA

Pequeña biografía y testimonio de la maestra Lucha Negri


HOJA DE VIDA DE LA MAESTRA EMERITA
LUCHA NEGRI
El 30 de agosto del año 1919 vio la luz la privilegiada pianista y Maestra Emérita del Conservatorio Nacional de Música, Luisa Olga Negri Schuldreich.

Su madre, nacida en Francia, de origen Austriaco fue una delicada pianista que llenaba las noches de tertulia familiar de los siete hermanos.

Su padre, Roberto Negri Di Lorenzo, un reconocido escultor italiano, napolitano para mayores señas, luego de ganar un concurso en Europa por la Exposición Universal de 1900 en Paris, mediante una reducción del David de Miguel Ángel, que se exhibe en el Museo del Louvre, vino contratado a América y dejó obras de gran valor en diversos países: una de las más importantes, el monumento al Héroe Bernardo O’Higgins en Chillán, Chile.

Nacida en Santiago de Chile en una familia en cuyo ambiente se respiraba el arte, compartió con sus hermanos el aprendizaje temprano de la música. Destacaron los hermanos Armando, en el estudio del violoncello y “Luchita”, la hermana menor, en el piano. Los dos ingresaron al Conservatorio de Santiago de Chile.

Aquí se iniciaría la carrera de esta maravillosa mujer quien estudiara los cursos de piano con la pianista alemana Elena Blin, y los cursos de teoría y solfeo con Flora Guerra; hasta que a la edad de diez años la familia
se mudara al Perú por un contrato por el que el gobierno del presidente Leguía solicitara los servicios del escultor Roberto Negri.

La familia se afincó, de esa manera, en el distrito de Miraflores. Ella continuó sus estudios en el Colegio Alemán (hoy Colegio Alexander von Humboldt), como lo hiciera en Chile. Los padres buscaron un lugar para el desarrollo de las inquietudes artísticas de "Luchita“, quien luego de riguroso examen, en la Academia Nacional de Música Alzedo, hoy Conservatorio Nacional de Música, ingresó a realizar sus estudios musicales

Fueron algunos de sus maestros:
en los cursos pianísticos, la maestra Inés Pauta
en los cursos de Teoría y Solfeo, Enrique Fava Ninci
en los cursos de Armonía, Monseñor Pablo Chávez Aguilar
en los cursos de Historia de la Música e Historia del Arte el recordado catedrático Doctor Cesar Arróspide de la Flor
en la dirección de la Masa Coral , el entrañable Maestro Carlos Sánchez Málaga

Anualmente presentaba su maestra, Inés Pauta, un recital con sus mejores alumnos. Ella quedaba siempre como el “broche de oro”. Con el reconocimiento académico de sus maestros y de su alma mater, se graduó con honores como Solista de Piano, carrera que se completa en catorce largos años de estudio. Pianista obligada en las mejores salas del país, era además, invitada a participar en recitales a provincias. Trujillo, Arequipa, conocieron de su arte.

La Orquesta Sinfónica Nacional dirigida por Theo Buchwald en su mejor momento, la contó siempre entre sus solistas, distinguiéndose de manera especial su técnica, que denotaba un estudio esmerado y una facilidad para enfrentar las diversas obras a cabalidad. Tocó, al lado de Inés Pauta, María Ureta y Augusta Palacio, el concierto para cuatro pianos de Bach; así como el de tres pianos, con su profesora Inés Pauta y Augusta Palacio. Sus programas solísticos incluían casi siempre “El Carnaval” de Schumann, la Balada Nº 3 de Chopin, el Concierto Italiano de Bach, De los Años de Peregrinaje de Liszt y muchas más de las que no han quedado grabaciones, pero sí muchas elogiosas críticas en las revistas y periódicos de la época. Sorprendía su conocimiento de los estilos, su apasionado temperamento y su predilección por las obras de largo aliento, siendo Schumann, Liszt, Schubert, Beethoven, sus favoritos hasta hoy. Se presentó en innumerables ocasiones en la sala Entrenous, en la Sociedad Filarmónica , en el Teatro Municipal, el Teatro Segura, en las actuaciones oficiales que realizaban a fin de año las escuelas en su conjunto; y en cuanto evento de obra social fuere necesario su concurso.

CLAUDIO ARRAU, el pianista del siglo XX, muy amigo de la familia y ligado a la familia por haber compartido la bohemia artística con los Negri en Santiago, entusiasmado por el talento que encontró en Luisa Negri, se convirtió en su Maestro de Perfeccionamiento.
Era ésta la secreta razón de los avances de Lucha. CLAUDIO ARRAU fue gran amigo del escultor Negri. La cercanía a un pianista de esa envergadura fue más que aprovechada por la bisoña ejecutante, y sus enseñanzas han dejado imborrable huella en su “toque”, así como en su modo de “enseñar”. Atesoró Lucha esos conocimientos que hasta hoy entrega generosamente a quienes ella considera los pondrán en práctica.

Así las cosas, el MAESTRO advirtió a la familia de la necesidad de promisorios estudios en Alemania. El padre, italiano antiguo, acepta la posibilidad sólo si Lucha viajaba con su madre; cosa que no pudo concretarse, puesto que ella tenía ya una familia grande que atender. Los Negri Schuldreich eran siete hermanos que daban trabajo.

Luego, la vida sorprendería a Lucha Negri con otras oportunidades. No se hicieron esperar ofertas de parte del maestro Carlos Sánchez Málaga, Director del Conservatorio Nacional de Música en ese momento, para cubrir una licencia por enfermedad de una maestra de piano. El plazo se fue extendiendo de uno, a nueve meses, hasta culminar el año académico.

Esta, aparentemente corta experiencia, sacó a relucir una escondida y aún para ella misma desconocida veta: su vocación de maestra, que ejerce hasta la actualidad.

La maestra Lucha Negri ha trabajado ininterrumpidamente treinta y cinco años en el Conservatorio Nacional de Música, ocupando los cargos de Profesora Principal de la especialidad de Piano, Presidenta del Jurado de Calificaciones de la especialidad de Piano, Jefa del Departamento de Teclados en diversos períodos académicos, Maestra del curso de Música de Cámara, para los alumnos de especialidades del nivel superior, Profesora de Repertorio para los pianistas que preparan sus exámenes de grado, concluyendo su gestión como Directora de Proyección Social de su alma mater. Es hoy Maestra Emérita del Conservatorio Nacional de Música, entre otras muchas distinciones.

Maestra de maestras, es reconocida como la profesora que ha dado más alumnos graduados, salidos de sus aulas en todas las épocas del Conservatorio. Veinticinco pianistas que hoy deleitan a los públicos más diversos.






TESTIMONIO PERSONAL
… “Recuerdo a la primera alumna que gradué. Gloria Florez, tocó con Theo Buchwald por concurso con la Orquesta Sinfónica de esa época; siguió estudios en Manhattan y se graduó. La mala suerte hizo que se fracturara un dedo y orientara sus estudios hacia la lingüística, lo que le posibilitó un cargo directriz en la ONU. Ahora vive entre Washington y Grecia, felizmente casada con el laureado traductor de la obra de Vallejo y Neruda, al griego, Rigas Kapatos.

Norma Higa, de origen japonés, a los 9 años interpretó con la Orquesta Sinfónica Nacional, el famoso concierto de Arne, continuando una fructífera carrera que le posibilitó ganar premios diversos como los de la Sociedad Anacrusa.
Alicia Arce y Margarita Winkler llegaron luego a mis manos. Hoy Alicia Arce reside en Basilea dando recitales como solista, así como de música de cámara al lado de su esposo, cellista de la Sinfónica de Basilea con quien ha hecho también grabaciones.
Margarita Winkler, Raquelita Proutsky, Consuelo Arriarán, son actualmente

maestras de música en prestigiosos colegios, lo mismo que Rosa Madalengoitia, Jeannette Guerrero, Rosa La Rosa, Ivonne Schiaffino, María del Carmen Montes.
Luego llegó un ramillete de alumnas extraordinarias: Pilar Zúñiga y Myriam Ávalos, Lidya Hung, Ana Toguchi. Rosa Basurco, lamentablemente fallecida, con quienes hicimos infinidad de recitales. Fue una época de apogeo para la interpretación pianística, porque podíamos armar festivales de los conciertos de Bach, de las Sonatas de Beethoven, de las sonatas de Mozart, de la obra del maestro Roberto Carpio. Cuántas cosas hicimos. Y todas ellas tocaron con la Sinfónica Nacional y la Orquesta del Conservatorio

Más tarde llegaron Carlota Bravo, María Julia La Rosa, que se han dedicado a la docencia. Gracias a todas ellas, y lo digo con orgullo, el Conservatorio cuenta con una escuela pianística de primera línea, pues son mis herederas de la técnica más depurada, de mis maestros alemanes, de la Señora Inés Pauta y del gran amigo de mi familia, Claudio Arrau, a quien vi siempre de la manera más natural. Nunca me imaginé que estaba al lado de un famoso.

Ellas saben cómo conquistar al alumno y llevarlo a gozar cada minuto de su interpretación. Al menos eso fue lo que yo me propuse para ellas.
Desde el Conservatorio y desde instituciones privadas, trabajan seria y profesionalmente en la educación musical.

Pilar Zúñiga y Myriam Ávalos, llamadas niñas prodigio por la corta edad a la que iniciaron sus estudios y por el talento enorme que las distingue son especiales para mí porque comenzaron conmigo muy chiquititas. Myriam, hoy en USA, es una destacada pianista, que realiza constantes giras haciendo Música de Cámara desde Washington.

Pilar Zúñiga eligió el camino de la docencia y la investigación, dentro del Conservatorio y fuera del país, desde que fue convocada por la UNESCO, ha fundado la primera asociación para la educación musical que se ocupa a escala nacional de formar docentes de música. Luego de una activa vida artística como solista, que yo la animo a continuar, se ha entregado por entero a sus labores de docencia y proyección en la Asociación MUSICRESCIENDO, en donde me ha hecho Presidenta Honoraria. Yo participo en todas sus actividades, encuentros, seminarios, a nivel nacional e internacional. La PUCP y la UPC la han llamado por sus amplios conocimientos. Le gusta reunirnos a todos, convocar, y creo que ella tiene un regalo especial que comparte conmigo: su familia, que también es mía.

Gustavo La Cruz comenzó muy chico también, desde los siete años se notaba lo que llegaría a ser. Ahora mantiene una brillante carrera de solista en Berlín, ha ganado varios premios internacionales de interpretación. Ofrece por toda Europa recitales y conciertos, sobre todo de compositores peruanos. Además hoy es Doctor en Música Sacra, ha estudiado Dirección coral y orquestal, órgano y clavecín, ha hecho una tesis sobre “El oído absoluto”. Durante sus visitas a Lima es invitado constantemente a ofrecer recitales en el Conservatorio Nacional de Música, la Sociedad Filarmónica de Lima, la Universidad Católica, la Orquesta Sinfónica Nacional.

Consuelo Arriarán, Rosita La Rosa, Rosita Madalengoitia, María Julia La Rosa, brillantes maestras, han sido también mis alumnas, en la madurez de sus vidas. Cuánta dedicación he visto en ellas!

Frank Temoche, y Marvi Manrique son los últimos alumnos que gradué. Frank continuó estudios de perfeccionamiento en Barcelona y ahora es profesor principal del Conservatorio de Islas Canarias, en los cursos de Música de Cámara al Piano y Repertorio para Recital de Graduación.

Marvi Manrique se graduó en el Conservatorio de Rotterdam, Holanda, habiendo obtenido los máximos títulos como solista y pedagoga en Música y es ahora profesora en su estudio de Dusseldorff, Alemania.

He tenido muchísimos alumnos que no llegaron a ser pianistas, a pesar de haber seguido sus estudios rigurosos casi hasta finalizarlos. Cada uno de ellos ha sido tan inteligente que supo tomar mis consejos con sencillez y ahora sé que están en el mejor lugar posible.

Sólo para mencionar a dos de tantos y a los que quiero mucho porque los veo realizados en sus verdaderas vocaciones. Uno es Miguelito Harth Bedoya, como le digo yo, que llegó a tocar con la Sinfónica, y ahora es Director Titular de la Orquesta de Fort Worth. Miguel está empeñado hoy en la difusión de la obra de los compositores peruanos y me encanta que haya empezado por Enrique Iturriaga, mi gran amigo.

Aurelio Tello, hoy día es el investigador más importante de la música colonial mexicana. Llegó un momento en que yo le planteé que el piano era para él sólo el comienzo de un camino más largo. Él lo entendió muy bien y recuerdo haberlo visto estudiar dirección de coros, composición; y hoy es musicólogo. Como investigador del CENIDIM viajó a México, donde ha ganado el Premio Tomás Luis de Victoria, que es un premio importantísimo. Otro peruano que lo ganó es Celso Garrido.

“Lo único que quiero es continuar con mi labor de maestra y amiga de mis alumnos.”

“Mis mayores satisfacciones profesionales”, dice la maestra, “los alumnos que formé y titulé como pianistas; veinticinco en total”

Lucha Negri es la maestra, pianista y artista más reconocida y respetada nacional e internacionalmente, gracias a cada uno de sus discípulos, que trabaja desde diversos lugares del mundo para no defraudar al modelo maravilloso de persona que le tocó como maestra.

Una vida que sólo genera más vida.


Ediciones Musicresciendo – Pilar Zúñiga